Estudio de la Universidad de Duke confirma que los bebés pueden diferenciar cantidades

El sentido numérico innato de los bebés predice habilidad matemática futura

Una nueva investigación del Instituto Duke para las Ciencias del Cerebro (Duke Institute for Brain Sciences) confirma la habilidad matemática de los infantes. “El uso de numerales arábigos para representar diferentes valores es una característica única a los humanos, que no se ha visto en otras especies. Pero no nacemos con esta habilidad. Los infantes no tienen las palabras para contar del 1 al 10. Entonces, los científicos han llegado a la hipótesis de que el rudimentario sentido numérico de los bebés es el fundamento para un entendimiento matemático de niveles más altos”.

El libro “Cómo enseñar matemáticas a su bebé” se publicó por primera vez en 1979. En él, se propone que bebés muy pequeños pueden diferenciar cantidades.

En las primeras semanas de vida, María recibe oportunidad para ver diferentes cantidades de puntos

En las primeras semanas de vida, María recibe oportunidad para ver diferentes cantidades de puntos

El Programa de Matemáticas de Los Institutos para el Logro del potencial Humano usa puntos en tarjetas blancas, estos puntos van de uno solo en una tarjeta, hasta cien puntos. Después de aprender las cantidades, los bebés son capaces de sumar, restar, multiplicar y dividir las cantidades usando las tarjetas de puntos. Madres y bebés alrededor del mundo han usado este programa con gran éxito.

El estudio reciente realizado en la Universidad de Duke ha demostrado que los infantes tienen un entendimiento innato de la cantidad. Los investigadores fueron capaces de estudiar a los bebés siguiendo los movimientos de sus ojos mientras les enseñaban cantidades en diferentes pantallas. En una pantalla, la misma cantidad se mostraba repetidamente, con diferentes patrones. En otra pantalla, se cambiaban las cantidades mostradas. Los bebés elegían observar la pantalla donde las cantidades cambiaban, en lugar de la pantalla donde se repetían las mismas cantidades. Aún cuando la misma cantidad se mostraba repetidamente pero con diferentes patrones, esto no era tan estimulante para los bebés como cuando las cantidades variaban. Los investigadores también encontraron que los bebés con un mejor “sentido numérico” (habilidad para diferenciar cantidad) tenían un mejor desempeño en pruebas matemáticas a los tres años.

Este estudio confirma lo que hemos estado observando en nuestros bebés por cuatro décadas:
  • Los bebés pueden diferenciar cantidades con facilidad.
  • Los bebés siempre quieren aprender algo nuevo. 
  • Los bebés están interesados en las cantidades, y no se distraen con los patrones.
Nuestros datos muestran que cuando los bebés reciben consistentemente la oportunidad para ver cantidades desde el nacimiento o poco tiempo después, estos bebés desarrollan su “sentido numérico”. Para cuando tienen cuatro años, estos niños demuestran gran atención, interés y entusiasmo por cualquier aspecto de las matemáticas que podamos presentarles de manera honesta, factual y gozosa.
Glenn Doman habla sobre el Programa de Matemáticas en este video:

Anuncios

Seis preguntas: Por qué el Curso Cómo Multiplicar la Inteligencia de tu bebé es la respuesta

HTMdemo-1024x611El Curso “Cómo Multiplicar la Inteligencia de tu bebé”

¿No es verdad que puedo aprender todo lo que necesito saber para comenzar a enseñar a mi hijo, a través de los libros y videos?

Bueno, ¡por supuesto que es posible!

Casi todas las madres o padres que asisten al curso han leído el libro “Cómo enseñar a leer a su bebé” o “Sí, su bebé es un genio”, o todos nuestros libros. Muchos padres también han visto ya todos los DVDs. Nuestros padres están, usualmente, bien informados. Muchos han comenzado un gran programa en casa y sus hijos ya comenzaron a mostrar resultados. Pero no puede negarse que desde el momento en que los padres entran al auditorio hasta el momento en que regresan a su origen, esos padres dicen que no hay nada como aprender del staff, ver las demostraciones de niños y madres de nuestra escuela, y pasar una semana con otros padres como ellos. Ya no son los “patitos feos” porque quieren enseñar a sus hijos en casa. En lugar de ello, han encontrado un lugar donde los cisnes pueden reunirse. ¡Qué alivio saber que no estás solo! Muchos padres en el curso crean amistades que perduran mucho más allá de la semana del curso.

Tengo como cien preguntas que quiero hacer. ¿Cómo me va  ayudar el curso?

La mayoría de tus preguntas serán cubiertas durante el curso. El curso está diseñado alrededor de las preguntas que los padres nos han estado haciendo durante las últimas cinco décadas. Y, sólo para asegurarnos de que cada presunta sea respondida, los padres tienen diez minutos de cada hora del curso para hacer cada pregunta particular que tengan. ¡Las únicas preguntas que quedan a los padres son aquellas que hayan olvidado preguntar!

 

Nunca he dejado a mi hijo un día entero. ¡No puedo imaginar dejarlo por una semana completa!

Si, eso es difícil de imaginar – y no estás sola. La mayoría de nuestras madres nunca han dejado a sus hijos antes de haber asistido al curso. Sólo se sentiría adecuado dejar a tu hijo una semana si ello resultara en una experiencia  de ésas que cambian la vida. Nuestras madres nos dicen al final de la semana, que ésta fue la mejor decisión que jamás han tomado para su hijo. Regresan a casa frescas, recargadas, y llenas de energía creativa.

Yo no estoy en casa de tiempo completo. ¿Es este curso realmente apropiado para mí?

Nosotros creamos este curso para las madres que están en casa de tiempo completo, pero casi desde el principio llegaron también madres que no están todo el tiempo en casa e insistieron en que necesitaban el curso. Resultó que ellas estaban en lo correcto y nosotros en el error. El argumento que ellas esgrimían es que, si no podían estar todo el día en casa con sus hijos, querían asegurarse que el tiempo que tenían con ellos fuera feliz y productivo. Querían tener una relación real con sus hijos. Nosotros estamos de acuerdo.

A mi no me gustaba la escuela y no estaba feliz de estar en un salón de clases. No quiero que mi hijo tenga la misma experiencia que yo tuve, pero, es difícil imaginarme cinco días de conferencias. ¿Podré sobrevivir?

¿Sobrevivir? No hemos dejado ningún elemento al azar en el esfuerzo de asegurarnos de que cada estudiante esté cómodo y tenga la certeza de que regresará a casa con lo que necesitan para pasarla en grande con sus hijos. Muy pocos estudiantes han jamás experimentado un curso como este, en el que cada instructor es un experto y tiene el 100% de su atención dedicada a ti y a tu hijo.

¿No será que son ustedes un poco, sólo un poquito, subjetivos en lo bueno que este curso es?

Si, puedes apostarlo, lo somos.

Sabemos que esta va a ser una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu hijo. Pensamos que es la mejor manera de usar tu tiempo, tu energía y recursos en beneficio de tu hijo. Desearíamos que cada padre del mundo pudiera tener este curso.

Algunos padres que han tomado el curso comparten sus experiencias:

Papás PRO, “La mejor inversión” http://papaspro.com/p.php/temas/la-mejor-inversion

Carolina Ortiz, “Caro, Y ese curso qué es? http://caroortiz.com/caro-y-ese-curso-que-es/