¿Por qué nos detenemos en 12 x 12 cuando enseñamos las multiplicaciones a los niños?

por Teruki Uemura

11689488_sEn India, la gente es bien conocida por ser talentosa en matemáticas. La idea del “cero” fue originalmente concebida por un indio matemático “Aryabhatta.” Los indios han dominado el mundo del comercio por siglos en el oeste de India.

Hace algunos años, uno de mis colegas me contó una historia acerca de un adolescente indio que viajó a Estados Unidos. En la clase de matemáticas, se enseñaron las multiplicaciones de dos dígitos, pero este joven no se pudo resistir y le dijo a sus compañeros que él sabía la respuesta inmediata en lugar de pasar por una fórmula tediosa. Le dijo a sus amigos que en India, las tablas de multiplicar incluían 30 x 30 y por ello, podía recitarlas fácilmente; después de mostrarlo, sus compañeros lo llamaron genio.

¿Por qué nos detenemos después de enseñar la multiplicación 12 x 12?

Para los niños pequeños es muy fácil memorizar datos. En la mayoría de los países de Europa y Asía, las tablas de multiplicar del 9 x 9 o 10 x 10 son comúnmente enseñadas, pero en India, algunas escuelas extienden las tablas de multiplicar por arriba del 100 x 100. Cuando les pregunté a muchos padres indios acerca de ello, dijeron que las tablas de multiplicar iban hasta el 30 x 30 porque ¡el papel es muy caro en India! ¿Pueden creerlo?

Desde entonces, he sugerido que los padres extiendan las tablas de multiplicar hasta el 30 x 30 para sus hijos. Muchos de estos niños habían fallado repetidamente en matemáticas en el pasado. Analizándolo, sería fácil para ellos memorizar estos simples datos.

Muchos de ellos tomaron la idea y tuvieron éxito,  como consecuencia ¡muchos genios se han creado!

¿No es ésta una buena idea?

 

 

Estudio de la Universidad de Duke confirma que los bebés pueden diferenciar cantidades

El sentido numérico innato de los bebés predice habilidad matemática futura

Una nueva investigación del Instituto Duke para las Ciencias del Cerebro (Duke Institute for Brain Sciences) confirma la habilidad matemática de los infantes. “El uso de numerales arábigos para representar diferentes valores es una característica única a los humanos, que no se ha visto en otras especies. Pero no nacemos con esta habilidad. Los infantes no tienen las palabras para contar del 1 al 10. Entonces, los científicos han llegado a la hipótesis de que el rudimentario sentido numérico de los bebés es el fundamento para un entendimiento matemático de niveles más altos”.

El libro “Cómo enseñar matemáticas a su bebé” se publicó por primera vez en 1979. En él, se propone que bebés muy pequeños pueden diferenciar cantidades.

En las primeras semanas de vida, María recibe oportunidad para ver diferentes cantidades de puntos

En las primeras semanas de vida, María recibe oportunidad para ver diferentes cantidades de puntos

El Programa de Matemáticas de Los Institutos para el Logro del potencial Humano usa puntos en tarjetas blancas, estos puntos van de uno solo en una tarjeta, hasta cien puntos. Después de aprender las cantidades, los bebés son capaces de sumar, restar, multiplicar y dividir las cantidades usando las tarjetas de puntos. Madres y bebés alrededor del mundo han usado este programa con gran éxito.

El estudio reciente realizado en la Universidad de Duke ha demostrado que los infantes tienen un entendimiento innato de la cantidad. Los investigadores fueron capaces de estudiar a los bebés siguiendo los movimientos de sus ojos mientras les enseñaban cantidades en diferentes pantallas. En una pantalla, la misma cantidad se mostraba repetidamente, con diferentes patrones. En otra pantalla, se cambiaban las cantidades mostradas. Los bebés elegían observar la pantalla donde las cantidades cambiaban, en lugar de la pantalla donde se repetían las mismas cantidades. Aún cuando la misma cantidad se mostraba repetidamente pero con diferentes patrones, esto no era tan estimulante para los bebés como cuando las cantidades variaban. Los investigadores también encontraron que los bebés con un mejor “sentido numérico” (habilidad para diferenciar cantidad) tenían un mejor desempeño en pruebas matemáticas a los tres años.

Este estudio confirma lo que hemos estado observando en nuestros bebés por cuatro décadas:
  • Los bebés pueden diferenciar cantidades con facilidad.
  • Los bebés siempre quieren aprender algo nuevo. 
  • Los bebés están interesados en las cantidades, y no se distraen con los patrones.
Nuestros datos muestran que cuando los bebés reciben consistentemente la oportunidad para ver cantidades desde el nacimiento o poco tiempo después, estos bebés desarrollan su “sentido numérico”. Para cuando tienen cuatro años, estos niños demuestran gran atención, interés y entusiasmo por cualquier aspecto de las matemáticas que podamos presentarles de manera honesta, factual y gozosa.
Glenn Doman habla sobre el Programa de Matemáticas en este video: