Por qué Enseñar a tu Hijo a Correr

Por: Douglas Doman

Image credit: andresr / 123RF Stock Photo

Image credit: andresr / 123RF Stock PhotoHay seis excelentes razones por las cuales uno debería enseñar a sus hijos a correr.

Hay seis excelentes razones por las cuales uno debería enseñar a sus hijos a correr.

Aquí las discutiremos.

Razón Uno – Crecimiento y Desarrollo Cerebral

El correr no es sólo un deporte, o un medio de mantenerse saludable. Correr es una función del cerebro humano. Entre el nacimiento y los seis años de edad, el cerebro crece a un ritmo vertiginoso, que jamás será igualado en el resto de la vida. Correr es una función de la corteza humana, la parte más sofisticada de nuestro cerebro.  La corteza es responsable de todas las funciones de alto nivel, únicas para los seres humanos. La habilidad de leer, de entender el lenguaje, de identificar objetos sólo por el tacto., hablar y escribir son todas responsabilidades de la corteza humana.

La corteza comienza a desarrollarse alrededor del año de edad y ha completado su crecimiento cerca de los seis. El correr es una de las funciones de movilidad más sofisticadas de la corteza.

Como cada madre sabe de corazón, los niños pequeños tienen una increíble capacidad de aprender. Esta capacidad está en su clímax entre el nacimiento y los seis años. Después, el crecimiento cerebral gradualmente se va aminorando.  Estos precisos años en los que el aprendizaje es más fácil, con frecuencia son desperdiciados, y los niños aprenden sólo por accidente.

Por ejemplo, entre el nacimiento y los seis años, el niño promedio aprende cómo entender y hablar su lengua nativa. Nadie jamás le enseña cómo entender o hablar este idioma completamente nuevo para él. A un ritmo impresionante, el cerebro aprende lo que significan las palabras y luego aprende cómo usarlas para comunicarse. El niño pequeño aprende todo esto sin siquiera pensarlo o esforzarse.

Los de nosotros que hemos intentado aprender un idioma nuevo después de los seis años, cuando vamos a la escuela, sabemos que puede ser algo extremadamente difícil y frustrante. Aún después de años de estudio, la mayoría de la gente nunca logra  hablar un idioma tan bien como lo hace cualquier niño de seis años con su lengua materna.

El correr, como función sofisticada de la corteza, ayuda por supuesto a desarrollarla también. Como resultado, las otras funciones sofisticadas de la corteza -leer, entender, lenguaje y escritura- se ven favorecidas en su propio desarrollo.

A nuestros niños de tres años les encanta leer libros, de manera independiente. Por ello debemos agradecer al libro de mi padre, “Cómo Enseñar a Leer a su Bebé” . También les encanta hacer actividades manuales sofisticadas, como tocar el violín. Por ello debemos agradecer a nuestro gran amigo Shinichi Suzuki . Nuestros niños de tres años pueden escribir tan bien como lo harían chicos del doble de su edad.  Todas estas habilidades son beneficiadas por el desarrollo cortical que resulta de correr.

Razón DosDesarrollo del Sistema Respiratorio 

El correr ayuda a desarrollar el sistema respiratorio, el cual lleva oxígeno al cerebro. El principal alimento del cerebro es el oxígeno.
El cerebro adulto promedio representa alrededor del 6% del peso corporal total de una persona. Sin embargo, ¡puede llegar a consumir hasta el 35% del oxígeno que inhalamos en cada aliento! ¡Los cerebros de los niños pueden consumir hasta 50% de todo el aporte de oxígeno que respiran!
Es esencial que el correr sea una actividad fácil y divertida para que sea aeróbica.  Aeróbico significa viviendo con oxígeno. Cuando el ritmo cardiaco de los corazones de los niños llega a 165 latidos por minuto, han alcanzado la función aeróbica máxima. Eso significa que los órganos vitales del cuerpo están recibiendo una infusión de oxígeno.
Conforme los niños aprenden a correr largas distancias sin detenerse, idealmente podrán lograr mantener durante 20 minutos el ritmo de 165 latidos por minuto. Veinte minutos de la máxima función aeróbica son excelentes para la salud y la función respiratoria.

No queremos que los niños excedan 165 latidos por minuto porque ello los pondría en una condición anaeróbica. Anaeróbico significa vivir sin oxígeno. Si esa situación continua, puede causar el quebrantamiento del cuerpo y del sistema inmunológico.

Si desean embarcarse en un programa aeróbico, es buena idea comprar un monitor cardiaco simple, por 50 dólares o menos. Son ligeros y fáciles de usar. Muchos corredores los usan para mantenerse en una zoa aeróbica.

Al desarrollar sus sistemas respiratorios, nuestros niños obtienen pechos más grandes y una respiración más eficiente, capaz de llevar más oxígeno al cerebro. Esto ayuda a todas las funciones cerebrales.

Razón TresLenguaje

Los niños pequeños desean desesperadamente comunicarse a través del lenguaje, pero con frecuencia los adultos no pueden entender lo que dicen. La respiración es el elemento más importante del lenguaje humano. Cuando el sistema respiratorio del niño no está desarrollado, el cerebro no puede demandar suficiente aire y coordinar ese aire a través de la boca para crear un lenguaje claro.
Los niños que corren pueden hablar con claridad al año, a los dos y a los tres. Su lenguaje es mucho más sofisticado que el de los niños promedio de su edad. Y como pueden comunicarse bien, pueden expresar sus necesidades e ideas sin frustración.

En una próxima entrada abordaremos las siguientes tres razones…. para enseñar a un niño a correr.