Seis preguntas: Por qué el Curso Cómo Multiplicar la Inteligencia de tu bebé es la respuesta

HTMdemo-1024x611El Curso “Cómo Multiplicar la Inteligencia de tu bebé”

¿No es verdad que puedo aprender todo lo que necesito saber para comenzar a enseñar a mi hijo, a través de los libros y videos?

Bueno, ¡por supuesto que es posible!

Casi todas las madres o padres que asisten al curso han leído el libro “Cómo enseñar a leer a su bebé” o “Sí, su bebé es un genio”, o todos nuestros libros. Muchos padres también han visto ya todos los DVDs. Nuestros padres están, usualmente, bien informados. Muchos han comenzado un gran programa en casa y sus hijos ya comenzaron a mostrar resultados. Pero no puede negarse que desde el momento en que los padres entran al auditorio hasta el momento en que regresan a su origen, esos padres dicen que no hay nada como aprender del staff, ver las demostraciones de niños y madres de nuestra escuela, y pasar una semana con otros padres como ellos. Ya no son los “patitos feos” porque quieren enseñar a sus hijos en casa. En lugar de ello, han encontrado un lugar donde los cisnes pueden reunirse. ¡Qué alivio saber que no estás solo! Muchos padres en el curso crean amistades que perduran mucho más allá de la semana del curso.

Tengo como cien preguntas que quiero hacer. ¿Cómo me va  ayudar el curso?

La mayoría de tus preguntas serán cubiertas durante el curso. El curso está diseñado alrededor de las preguntas que los padres nos han estado haciendo durante las últimas cinco décadas. Y, sólo para asegurarnos de que cada presunta sea respondida, los padres tienen diez minutos de cada hora del curso para hacer cada pregunta particular que tengan. ¡Las únicas preguntas que quedan a los padres son aquellas que hayan olvidado preguntar!

 

Nunca he dejado a mi hijo un día entero. ¡No puedo imaginar dejarlo por una semana completa!

Si, eso es difícil de imaginar – y no estás sola. La mayoría de nuestras madres nunca han dejado a sus hijos antes de haber asistido al curso. Sólo se sentiría adecuado dejar a tu hijo una semana si ello resultara en una experiencia  de ésas que cambian la vida. Nuestras madres nos dicen al final de la semana, que ésta fue la mejor decisión que jamás han tomado para su hijo. Regresan a casa frescas, recargadas, y llenas de energía creativa.

Yo no estoy en casa de tiempo completo. ¿Es este curso realmente apropiado para mí?

Nosotros creamos este curso para las madres que están en casa de tiempo completo, pero casi desde el principio llegaron también madres que no están todo el tiempo en casa e insistieron en que necesitaban el curso. Resultó que ellas estaban en lo correcto y nosotros en el error. El argumento que ellas esgrimían es que, si no podían estar todo el día en casa con sus hijos, querían asegurarse que el tiempo que tenían con ellos fuera feliz y productivo. Querían tener una relación real con sus hijos. Nosotros estamos de acuerdo.

A mi no me gustaba la escuela y no estaba feliz de estar en un salón de clases. No quiero que mi hijo tenga la misma experiencia que yo tuve, pero, es difícil imaginarme cinco días de conferencias. ¿Podré sobrevivir?

¿Sobrevivir? No hemos dejado ningún elemento al azar en el esfuerzo de asegurarnos de que cada estudiante esté cómodo y tenga la certeza de que regresará a casa con lo que necesitan para pasarla en grande con sus hijos. Muy pocos estudiantes han jamás experimentado un curso como este, en el que cada instructor es un experto y tiene el 100% de su atención dedicada a ti y a tu hijo.

¿No será que son ustedes un poco, sólo un poquito, subjetivos en lo bueno que este curso es?

Si, puedes apostarlo, lo somos.

Sabemos que esta va a ser una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu hijo. Pensamos que es la mejor manera de usar tu tiempo, tu energía y recursos en beneficio de tu hijo. Desearíamos que cada padre del mundo pudiera tener este curso.

Algunos padres que han tomado el curso comparten sus experiencias:

Papás PRO, “La mejor inversión” http://papaspro.com/p.php/temas/la-mejor-inversion

Carolina Ortiz, “Caro, Y ese curso qué es? http://caroortiz.com/caro-y-ese-curso-que-es/

Tu eres una excelente maestra de matemáticas

Por: Susan Aisen

¿Cuál es el ingrediente esencial para enseñar matemáticas a tu hijo? ¿Un conocimiento especial de la materia? ¿Un posgrado avanzado? ¿Una tremenda facilidad para cálculos matemáticos?

En realidad, ninguno de los anteriores.

De hecho, con frecuencia los padres son mucho mejores maestros para sus hijos pequeños que otra persona con un gran conocimiento de las matemáticas. Los padres son más propensos a “empezar por el principio”. Ellos enseñan un paso a la vez. Conservan la enseñanza simple y clara. Esto construye un entendimiento verdadero en sus hijos.

Los padres siempre han sido los mejores maestros para su bebé, y el poder enseñar cualquier materia con alegría es el más esencial ingrediente en la enseñanza.  De hecho los padres son casi siempre mucho mejores matemáticos de lo que ellos creen que son. Ningún adulto podría parar el día sin pensar y razonar matemáticamente. Tenemos que calcular tiempo, dinero. distancia, peso y medida para poder organizar nuestra vida diaria.

Muchos padres han creado excelentes y jóvenes matemáticos haciendo esos cálculos en voz alta. DE esta manera, han incluido a sus hijos activamente en conversaciones matemáticas a lo largo del día.

Moses dots

Hablar el lenguaje de las matemáticas con fluidez, de esta manera, logra mucho para un niño al que le han enseñado Bits de Inteligencia de matemáticas: puntos.

Así, las matemáticas no se confinan a unas cuantas sesiones donde se presenta la aritmética en tarjetas, sino que se convierten en un lenguaje vivo, vital para las excitantes actividades del día. Cuando hablas un lenguaje regularmente, dentro de un contexto, tu hijo tendrá la oportunidad de  hacerlo también. Los Puntos son simplemente los hechos básicos o las palabras del lenguaje de las matemáticas. Mientras más se hablen estas palabras, más significativas y útiles se convierten.

Escribir el lenguaje que estás enseñando es extremadamente útil para ambos padres y para el niño. Es mucho más fácil ser consistente en la enseñanza cuando la información está escrita de manera tal que puede ser repetida con precisión, facilidad y frecuencia. Por ejemplo, horarios diarios que enlisten tiempos y eventos, registros de tiempo y distancia en actividades físicas, recetas, hechos del presupuesto familiar, y reportes detallados del clima proveen a tu niño con un fino ambiente matemático escrito en letras grandes y presentado alrededor de la casa.

El compartir tu riqueza de conocimiento matemático puede ser logrado con eficiencia si planeas enseñar un área a la vez. Tomemos la distancia como ejemplo. Podrías empezar midiendo objetos prominentes de la casa, pasillos, ventanas, puertas y habitaciones, y luego hablar de ellos, con precisión y frecuencia. Reemplaza el “vamos a gatear un rato” por “Vamos a gatear cien pies – eso es dos vueltas alrededor de la sala”. El t´pico de distancia va, por supuesto, desde un milímetro (la cabeza de un alfiler) hasta miles de kilómetros o millas y todo que quede en el medio. Eso es un montón de matemáticas que aprender y disfrutar juntos.

Teach your baby Mathematics

Nunca te quedarás sin ideas para usar el lenguaje de las matemáticas, porque hay muchas fuentes listas y a tu disposición. El periódico matutino es un buen ejemplo.  Abrelo en cualquier página y enfócate en los números en los anuncios, el reporte del clima, las estadísticas deportivas, la bolsa y el precio del otro y la plata. Dependiendo en el interés de tu hijo, cada uno de ellos podría convertirse en un proyecto de corto o largo plazo para el estudio matemático.

Incluso el directorio telefónico es una fuente útil, porque la primera parte incluye una lista de las zonas horarias nacionales e internacionales muy claramente especificadas. Usando las guías simples del tiempo estándar del Este, Tiempo Central, Tiempo de las Montañas, etc, tu hijo puede fácilmente aprender a computar que cuando es mediodía,  la hora del almuerzo en Philadelphia, son las nueve de la mañana -hora del desayuno- en Los Angeles.

Usando un mapamundi marcado con las diferentes zonas de tiempo, puedes enseñarle que a las ocho de la noche (hora de ir a la cama) en Philadelphia, son las diez de la mañana del siguiente día en Tokio, y que los niños están en la escuela.

Cientos de Bits de Inteligencia retirados en tu biblioteca casera ofrecen posibilidades para usar las matemáticas. Los Diccionarios y enciclopedias ofrecen una riqueza de hechos matemáticos interesantes para ser enseñados y comparados. El chita correo a 60 millas por hora, el elefante puede correr a 30 millas por hora, la mitad de esa velocidad. Rembrandt nació en 1606 y vivió 63 años, Picasso nació 212 años después. El corazón late unas 70 veces por minuto, o 100,000 veces cada día. La Estatua de la Libertad tiene 150 pies de altura, la Torre Eiffel, en París, tiene 984 pies de altura. Este tipo de información puede formar una historia interesante o un problema cada día. Por ejemplo, ¿Si quisiéramos llegar a la cima del Everest en cinco días, cuántas millas deberíamos de subir cada día?

En lenguaje de las matemáticas es virtualmente tan amplio e infinito como el universo. La circunferencia de la tierra mide 25,000 millas… la distancia de la tierra a la luna es de 220,000 millas… Una órbita alrededor del sol para Plutón llevaría 248 años… La luz viaja a la velocidad de 186,000 millas por segundo…

Las matemáticas son un viaje fascinante que cada padre puede tomar con su hijo, con confianza y gozo. Y equipados con le lenguaje de las matemáticas, los posibles destinos no tienen límites.

Por Susan Aisen

Directora de The Institutes for the Achievement of Intellectual Excellence (Los Institutos para el Logro de la Excelencia Intelectual)